viernes, 15 de junio de 2018

LA MUERTE EN VIDA Y LA VIDA EN LA MUERTE, ESA DELGADA LÍNEA QUE LO DEFINE TODO Y NADA


En esa delgada línea
Eva Monzón
NPQ Editores 2018
281 páginas

Eva Monzón Jerez nació en Santander, pasó la infancia en Palma de Mallorca y actualmente vive en València, donde trabaja como psicóloga clínica y jurídica. Ha publicado Tiempo Muerto (Bartleby editores); Entreactos (premio Alfonso el Magnánimo editado por Algar). Ha traducido el diario inédito en España que llevó Steinbeck paralelamente a su obra, Diario de una novela: las cartas de Al Este del Edén. Su cuarta novela, Errantes y la quinta, El día a día, fueron publicadas por la editorial Sargantana. Escritora de varias obras de teatro, entre ellas, Lo que no se quiere recordar, El jurado
El Descubrimiento, y La pelea con la que ganó el certamen de Crono Teatro. Publica relatos y poesía en varias revistas y antologías, A la lluna de las lletras, En legítima defensa, Al otro lado del espejo. Su blog, Fragmentos, ganó el Leibster Award.




En esa delgada línea es una novela donde el narrador, que no sabe si está vivo o muerto, va escribiendo sin escribir lo que recuerda de ese último instante lúcido antes de entrar en coma y quedar inmóvil, en un intento de entender y entenderse. La novela se mueve en varios planos, siendo un asesinato múltiple el hilo conductor en el que el protagonista no tiene claro si fue víctima o verdugo; ignora si sus recuerdos son suyos o de otro. El protagonista hace un esfuerzo en narrar lo que es, porque quiere comprender quién fue.

En cada una de sus novelas Eva Monzón, nos sumerge en un vasto espacio emocional, en un sinfín de vidas, historias y experiencias que puede llegar a abrumar cuando una tras otra van mostrándose sin descanso. En una sola frase puede describir la esencia de una vida “María fue portera de profesión y de naturaleza”. Eva da voz a aquello que nos resulta ajeno, por desconocido, por no experimentado. En Errantes la historia es narrada por una bebé antes de nacer. En El día a día será el niño abandonado y adoptado el que encontrará su lugar tras comunicarse con el niño muerto al que sustituye. Y En esa delgada línea la narración la sustenta un hombre en coma cuya mente sigue activa y despierta y que, a través de sus recuerdos de niñez, de lo que le cuentan quienes le visitan, vivos o muertos, va desgranando qué fue lo que le causo ese estado. En esta novela hay muertos vivos “Ni en el más allá hay solidaridad, no te mueras nunca, no vale la pena”, y vivos muertos “El problema estaba en cómo contárselo; debería esperar a que yo mismo muriera para estar en el mismo plano y poder hablarle”.

El tiempo juega un papel muy importante en esta novela, ya que, estructura tanto la narración como la distribución de la misma, así vamos, en ausencia de capítulos, del “ahora” a “lo que fui” (presente y pasado) continuamente. El narrador desconoce de cuánto tiempo dispone para recordar, sin la certeza de lograrlo (¿morirá antes?), lo que le llevó a ese estado de coma, y si fue víctima o verdugo de la masacre que se narra. Un discurrir continuo de vidas en las que habita la soledad, los amores no correspondidos, las luchas de poder, tanto en las familias como en la sociedad, la locura, la muerte, los sueños no cumplidos, las traiciones, y la insaciable curiosidad de un niño que no encuentra su lugar en la familia. Es tanta la información, la complejidad de los espacios emocionales, la inteligencia para dar coherencia y sentido a una vida en suspenso, que ha de leerse con paciencia, calma y apertura metal.


Es esta una novela compleja, en la que a través del recuerdo de la vida de otros, se pretende construir la propia o recordarla, sin poder comunicarse o interaccionar con el entorno. Me ha recordado esta historia una experiencia vivida de joven, en la que, tras una intervención quirúrgica, recuperé la consciencia antes de que despertara mi cuerpo, por lo que, podía escuchar la conversaciones junto a mi cama pero sin poder hacerles saber que les oía. No fue una experiencia agradable para mí pero me ha permitido sentirme más cerca del protagonista de la novela.



Conocí a Eva Monzón en un Taller intensivo de Escritura Creativa, y me sorprendió su rapidez y claridad mental para captar el sentido de cualquier texto y enriquecerlo con suma facilidad. Admiro su capacidad para dar consistencia, peso y presencia a aquello que parece insustancial e insignificante en la vida, en las vidas. En sus novelas todo tiene sentido y relevancia, nada se deja al azar, la providencia o la improvisación, un conjunto de partes, algunas muy pequeñas, que forman un todo compacto y lleno de sentido. La vida y la muerte. La muerte en vida, y la vida en la muerte, esa delgada línea que lo define todo y nada.








Rosa Vendrell. 

lunes, 28 de mayo de 2018

UN ENSAYO FEMINISTA: UNA MUJER DEBE TENER DINERO Y UNA HABITACIÓN PROPIA . VIRGINIA WOOLF.


UN CUARTO PROPIO Virginia Woolf
Editorial Lumen. Ensayo
150 páginas. Mayo 2013
Edición ilustrada por Becca Stadtlander
Traducción: Jorge Luis Borges
Prólogo: Kirmen Uribe

Virginia Woolf (1882-1941), escritora británica, considerada una de las más destacadas figuras del modernismo anglosajón del siglo XX y del feminismo internacional, con una bibliografía muy extensa: novelas, teatro, biografías, diarios, cuentos... Algunas de sus obras más famosas son: La señora Dalloway, Al faro, Orlando: una biografía, y Las olas. Como escritora rompió los esquemas narrativos precedentes. Su vida y su obra han sido objeto de diferentes estudios. Su figura en la historia de la literatura es de gran relevancia. Se cree que los problemas de salud, que la acompañaron desde niña, fueron la causa de su suicidio. Entre los temas de su obra encontramos: feminismo, sexualidad, judaísmo, guerra, clases sociales.



Un cuarto propio es un ensayo basado en una serie de conferencias que la autora desarrolló en octubre de 1928 en el Newnham College y el Girton College, ambas universidades femeninas de la Universidad de Cambridge, y publicado por primera vez en en octubre de 1929. En él se exponen las muchas dificultades que encuentra la mujer, no solo para poder escribir, sino para tener acceso a la educación, en una sociedad dominada y controlada por el hombre, en la que la mujer está totalmente sometida, y en la que, la diferencia de clases agrava, aún más si cabe, la existencia femenina. Su exposición es un recorrido por la literatura del siglo XIX y principios del XX, en el que destaca la ausencia de poetisas, novelistas o escritoras, no porque no las hubiera, sino por el ninguneo a que son sometidas por parte de una sociedad patriarcal en la que la vida de las mujeres debe centrarse en el cuidado de la casa, los hijos, las personas mayores, y la total disponibilidad hacia los placeres de los hombres. Consideradas débiles mentales y sin espíritu, se veía como algo impropio de su condición y sexo que mostraran interés en adquirir formación académica, y en dedicarse profesionalmente a la escritura o las artes, aduciendo, entre otras lindezas, que la mejor de las obras escritas por una mujer no sería ni comparable a la peor escrita por un hombre.

“..., pero ahí estaba yo en la puerta misma de la biblioteca. Debo, haberla abierto, porque inmediatamente surgió, como un ángel guardián, vedando el camino, con una agitación de ropaje negro en lugar de alas blancas, un caballero suplicante, plateado y bondadoso, que deploró en voz baja, al despedirme, que la entrada a la biblioteca sólo fuera permitida a señoras acompañadas por un profesor del colegio o provistas de una carta de presentación.”

Virginia Woolf va exponiendo y rebatiendo cada uno de los argumentos que han esgrimido pensadores, filósofos, académicos, hombres en su masculinidad, frente a la mujer, incluso crea el personaje de Judith, hermana de Shakespeare, para comparar cómo habría sido su vida de haber sido ella la autora de las obras de su hermano (“Les he dicho en el curso de esta conferencia que Shakespeare tenía una hermana; pero no la busquen en la auténtica biografía de Sir Sidney Lee”). Compara el valor literario entre la poesía y la novela, y como esta diferencia también se utilizó para perjudicar y minusvalorar las obras de escritoras como Jane Austen o las Hermanas Brontë.

Siento verdadera admiración por esta mujer, Virginia Woolf, inteligente, rebelde, de mente y corazón abiertos, una escritora singular, muy personal. Un cuarto propio es una detallada descripción de la situación de la mujer en la sociedad y en la literatura, clara, directa, sin victimismo y con cierta ironía, y también, de los logros, las virtudes y el valor de lo femenino. Woolf concluye que si las mujeres han sido capaces de escribir en las peores circunstancia posibles, qué no lograrían si contaran con dinero y una habitación propia. -Si una mujer escribía, tenía que hacerlo en la sala común-. Nos recuerda que -las mujeres nunca tienen una media hora... que sea realmente de ellas-. Y advierte que -hasta el fin de sus días Jane Austen escribía así-. La contundente conclusión era que -una mujer no podía salir sola-. Aunque centrada en el principio del siglo XX y siglos anteriores, su contenido y discurso es de plena actualidad. Es una obra a leer y volver a leer, al menos, una vez al año, para comprender, recordar, cambiar y crear un cuarto propio.

Hay que hacer mención a las ilustraciones que embellecen esta edición de Un cuarto propio, creadas por Becca Stadtlander, que otorgan mayor valor a un libro cuyo contenido es infinitamente valioso. Becca ilustra, en cada capítulo, un cuarto, un estudio, una sala diferente y personal. Un trabajo precioso. Y, también, debe ser destacado el prólogo escrito por Kirmen Uribe que describe la esencia de este ensayo.

                          
                   Lámina y sobrecubierta del libro. enmarcada y adornando una pared de mi casa.
                         Rosa Vendrell.

viernes, 11 de mayo de 2018

EL DÍA 3: LA DIGNIDAD DE LAS VÍCTIMAS. LA ÚNICA LUCHA QUE SE PIERDE ES LA QUE SE ABANDONA.

El Día 3.
Cómic.
Cristina Durán, Miguel Á. Giner Bou. Laura Ballester.
Astiberri
197 páginas.



El 3 de julio de 2006, a seis días de la visita del papa Benedicto XVI, el subsuelo de València vivía el peor accidente de metro de la historia de España. Las vías de la estación de Jesús se cobraron 43 vidas, hirieron de gravedad a 47 personas y dejaron rotas a centenares de familias. En la superficie, los representantes institucionales se daban prisa en pasar página ante la inminente llega del sumo pontífice. La versión oficial de la fatalidad se imponía, el blindaje gubernamental obstaculizaba las investigaciones y una densa capa de olvido se extendía sobre la tragedia.
Sin embargo, ante el abandono por parte de las instituciones, las víctimas siempre mantuvieron la dignidad y la esperanza. Mes tras mes, durante casi diez años, se concentraron en la plaza de la Virgen en busca de justicia.
El día 3 es la historia de una lucha contra el silencio, el olvido y contra la mentira programada. El día 3 es la historia de la lucha de unas familias, como la tuya o la mía, que se vieron obligadas por las circunstancias a movilizarse en busca de respuestas. El día 3 es la historia de una gran ola de solidaridad, del despertar de una sociedad. 

Conozco personalmente a Cristina Durán y a Miguel Á. Giner Bou, y tuve la oportunidad de conocer a Laura Ballester en la última Fira del Llibre de València. Los tres son personas comprometidas, solidarias, siempre con una sonrisa, con gran capacidad de trabajo y entrega, es por ello, que son los más indicados para crear este trabajo lleno de amor y dignidad. Un homenaje magnífico hacia las víctimas: 43 fallecidos, 47 heridos, sus familias y amigos.



Unas viñetas que muestran el dolor, la soledad, la indignación, la lucha, las mentiras, la indignidad de las instituciones publicas (gobierno de la Comunidad Valenciana, Ayuntamiento, judicatura, iglesia,...). La doble victimización, a través de la culpabilización de las víctimas, un modus operandi de los gobiernos del Partido Popular que durante años han controlado medios de comunicación, organismos públicos, tribunales, eludiendo asumir responsabilidades políticas, ignorando y maltratando a las víctimas. Pero también, una lucha sostenida, un movimiento solidario que logró, tras un cambio de color político en las Instituciones Valencianas, el reconocimiento a las víctimas, y la investigación negada tantos años. Siguen luchando en los tribunales, cuya magistrada de instrucción estuvo desde el principio obstruyendo el procedimiento, y que, por tercera vez, se ha visto obligada a reabrir las diligencias.


Un magnífico trabajo de ilustración y texto que da voz a una tragedia que nunca debió ocurrir, una herida abierta en la vida de muchas familias, en la historia de nuestra tierra, y que evidencia la mala gestión y los muchos intereses personales y partidistas de quienes gobiernan, legislan y distribuyen nuestros recursos. Queda mucho trabajo de reflexión personal y colectiva acerca de nuestra responsabilidad e implicación en los asuntos públicos que siempre afectan al ámbito privado, y que, como queda expresado en este Cómic: "La única lucha que se pierde es la que se abandona". 

Mi gratitud a Cristina, Miguel Ángel y Laura por su trabajo con corazón. 


http://lagruaestudio.com/es/
http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2014/07/01/periodista-levante-emv-laura-ballester/1132270.html

martes, 8 de mayo de 2018

DOS HOMBRES, UN ENCUENTRO FORTUITO, UNA MUJER MISTERIOSA Y UNA HISTORIA SORPRENDENTE.

Carlota Fainberg
Antonio Muñoz Molina
Editorial Alfaguara, 1999
174 páginas

Antonio Muñoz Molina (Úbeda, 1956), escritor español, novelista, periodista, académico de la Real Academia Española (1996) -donde ocupa el sillón u minúscula-, honorario de la Academia de Buenas Letras de Granada; fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2013. En su obra abundan referencias a la cultura popular, que es una de las principales fuentes de inspiración del autor.



Inicialmente, esta obra, se publicó como un relato por entregas en el diario El País en el año 1994, cinco años más tarde se realizó la edición completa y renovada, y según nos cuenta el propio autor, había una condición argumental en este encargo, que tuviera algo que ver con "La isla del tesoro", ya que ese año se celebraba el centenario de la publicación de esa hermosa novela.  

El relato que encierra entre sus páginas te engancha como lo hace una historia bien contada. El autor domina la lengua española y a lo largo del libro las referencias a autores y obras literarias son continuas, aunque la aparición de anglicismos puede dificultar algo su lectura. Hay momentos en los que te sientes parte del relato, el narrador nos hace saber que está contándonos una historia haciendo comentarios y valoraciones acerca del texto e incluyendo comentarios, sobre todo, en cuanto a cómo somos y nos comportamos los españoles en el extranjero. 

Dos hombres se encuentran en la sala de espera en el aeropuerto de Pittsburgh (EEUU) tras haber sido retrasados sus vuelos por una tormenta de nieve. Claudio, profesor de literatura que se dirige a Buenos Aires a impartir una conferencia sobre un poema de Borges; y Marcelo, un extrovertido ejecutivo de empresa que espera vuelo a Miami. Les une que ambos son españoles. En el tiempo que pasan juntos, Marcelo compartirá una encuentro que vivió en un hotel bonaerense con una enigmática mujer, Carlota Fainberg, y en su visita a Buenos Aires, Claudio podrá comprobar su veracidad y vivirá una experiencia sorprendente. 

El contraste inicial entre ambos hombres es bastante notable, uno introvertido, inseguro, políticamente correcto y culto, el otro, extrovertido, machista y vulgar, pero al final del relato las diferencias entre ellos se estrechan si nos ceñimos al gusto de ambos por las mujeres, aunque uno reprime sus deseos y el otro los exterioriza. 

Mientras leía la historia no dejaba de pensar en lo diferente que habría sido este encuentro si fueran dos mujeres las protagonistas, y en lo diferentes que son nuestras conversaciones en encuentros casuales como el que se describe.  

Es la primera obra de Antonio Muñoz Molina que leo y no será la última, ya que, su estilo es fresco, su escritura fluida e intensa, y a pesar de haber transcurrido veinticuatro años de su creación, está de plena actualidad, este es un momento en el que las mujeres llenan las calles hartas de machismo y patriarcado, y en esta novela se muestra claramente la educación patriarcal y machista recibida, tal y como leemos: "Si de algo entiendo yo, Claudio, es de hoteles y de mujeres. Pero desengáñate, la experiencia me dice que no hay hotel como la casa de uno, y en lo que respecta a las mujeres, después de haber probado algunas (no tantas como camas de hotel, no vayas a creerte), me quedo con la mía. Seguro que me comprendes, tú tienes mucha cara de casado. Ojo, no digo que lo estés: digo que tienes cara de casado, eso es también como un sello, como el que llevamos los españoles en el extranjero."

El final de la historia es otro motivo -por si no hubiera suficientes con lo ya expuesto- para leer esta novela corta, y del cual no diré más que es mágico, misterioso y sorprendente. 

jueves, 3 de mayo de 2018

LAS HIJAS DEL CAPITÁN DE MARÍA DUEÑAS: UN HOMENAJE NOVELADO A LOS EMIGRANTES ESPAÑOLES EN LA TIERRA DE LAS OPORTUNIDADES.



 “Las Hijas del Capitán” (Editorial Planeta 2018) es la cuarta novela de la escritora María Dueñas (Puertollano, Ciudad Real, 1964), Doctora en filología inglesa, Profesora titular en la Facultad de Letras de la Universidad de Murcia y residente en Cartagena (Murcia). Saltó a la fama en 2009 con “El Tiempo entre Costuras”, su primera novela, que se ha convertido en una de las obras más vendidas de la literatura española en los últimos años, traducida a más de veinticinco idiomas y adaptada como serie para la televisión. En 2012 publicó su segunda novela “Misión Olvido”, y en 2015 la tercera “La Templanza”, que también será adaptada para la televisión. Su primer galardón fue el Premio Ciudad de Cartagena de Novela Histórica en el año 2010, y al año siguiente ganó el de Cultura 2011 de la Comunidad de Madrid, categoría literatura.


En su nueva novela, María Dueñas rinde homenaje a la colonia española que emigró a los Estados Unidos de América durante las primeras décadas del siglo XX. La narración se centra en la ciudad de Nueva York entre los años 1930-1936. Tres hermanas: Victoria, Mona y Luz, junto a su madre, Remedios, se ven obligadas a cruzar el Atlántico en barco y emigrar a Nueva York, para encontrarse con el padre al que apenas conocen de oídas, y al marido ausente, para hacerse cargo de la Casa de Comidas “El Capitán” que este acaba de adquirir y que, tras un accidente mortal, habrán de asumir ellas mientras esperan una supuesta indemnización que les libre de deudas y les permita regresar a su pueblo.

A lo largo de las 616 páginas del libro y, a través de las vicisitudes de los personajes principales y secundarios el narrador nos va descubriendo cómo fueron las vidas de aquellos que se vieron obligados a emigrar al Nueva York de los años 30 del siglo pasado. Pobreza, desarraigo, miedo, juventud, y sobretodo, ignorancia y prejuicios, marcaron la vida de estas mujeres en una tierra que les era del todo ajena, demasiado moderna, rápida y ruidosa, para cuatro mujeres procedentes de un pueblo de Andalucía sin oficio, ni formación, ni más beneficio que su belleza.

En las primeras páginas un mapa nos ubica en lo que será la narración y la descripción de las calles donde vivían, comerciaban, se relacionaban y crecían las comunidades española, italiana, polaca, irlandesas y otras que llegaban en barco al puerto de Manhattan. Comunidades que intentaban conservar sus costumbres y tradiciones lejos de su origen y con el deseo arraigado en las entrañas de poder regresar algún día al lugar del que partieron.

Las tres hijas de Emilio Arenas, se verán obligadas a luchar por sobrevivir, al tiempo que crecer y madurar sin más referencias que su propio instinto en un lugar que las atemoriza y con una madre sobrepasada por los acontecimientos.

Los hechos históricos que se narran en esta novela se centran en la emigración española y su participación en la construcción de la ciudad de Nueva York y otros enclaves de Norteamérica, el tiempo de la IIª República en España, la huida del rey Alfonso XIII y su familia, y la renuncia al trono del heredero Alfonso Duque de Covadonga para casarse con una bella cubana y la enfermedad que le llevó a una muerte temprana.

Las hermanas Arenas, jóvenes en la veintena, transitarán en una evolución que las despojará de la inocencia y las despertará de la ignorancia para transformarlas en mujeres fuertes, luchadoras y decididas a vivir, amar y construir sus sueños, incluso los que no sabían que soñaban.

María Dueñas, como en sus libros anteriores, narra con un lenguaje cercano y unos escenarios emocionales reconocibles para la mayoría, un fragmento de nuestra historia que nos despiertan el interés por conocer nuestro pasado. Sus personajes pasan a ser parte nuestra como una extensión de la familia o parte de una experiencia propia. Historias que atrapan dando valor a una obra que puede ser leída y comprendida por cualquier lector, quizá su éxito radica en su cercanía, la sencillez es su mayor valor. 

domingo, 25 de marzo de 2018

ELEGIR LA SALUD EN LUGAR DEL MIEDO


 Hace unos días finalicé la lectura del libro de Andreas Moritz, "El cáncer  no es una enfermedad sino un mecanismo de supervivencia". Adquirí este libro al diagnosticarle un cáncer a una amiga y se lo presté para que lo leyera. Le sirvió y la ayudó. Ahora lo recomiendo porque presenta un enfoque muy diferente del próposito de la enfermedad en nuestras vidas y en concreto del cáncer. Un enfoque a tener en cuenta.

Hace unos años conocí a Andreas Moritz por su libro "La limpieza hepática y de la vesícula". Me habían hablado de los cálculos biliares y decidí experimentar. Durante unos ocho meses realicé seis limpiezas hepáticas acompañadas de hidrocolonterapia y comprobé que mi cuerpo expulsaba esos cálculos de los que habla el libro y me sentí muy bien. Mantener los intestinos y el hígado limpios son la base de una buena o mala salud.

Si le preguntas a una persona ¿qué es lo más importante de la vida? o ¿cuál es su mayor deseo? casi seguro responde que la salud, yo creo que es porque es la base de la vida. Si hay buena salud somos capaces de afrontar cualquier reto o desafío.

Es este deseo de salud, de sentirme bien, el que me motiva a investigar y salirme "de lo conocido" pero también, un impulso desde pequeña que me induce a no creerme "lo establecido" sin más. Durante mi niñez y adolescencia padecía intensos dolores de cabeza que me fueron inutilizando progresivamente, necesitaba hasta seis u ocho horas a oscuras para reducir el dolor, en aquel momento, el médico de cabecera nos dijo a mi madre y a mí, que eso era para toda la vida y que debía acostumbrarme, yo era una niña pero me quedé estupefacta. Mi rebeldía interna no olvidó aquello y de un modo inconsciente decidí que encontraría el modo de "sanar".

La sanación llegó mucho años después con la lectura del libro de Louise L. Hay, "Usted puede sanar su vida". La "simple" lectura de un libro me sanó. A lo largo de la infancia y durante algunos años de juventud y madurez aparecieron algunas enfermedades de mayor o menor importancia y fue en los libros y las terápias alternativas donde hallé respuestas, no en la medicina alopática.

Pero la verdad que subyace en mí es que no doy valor al miedo, no dejo en manos de otros mi salud, mi cuerpo o las decisiones que hay que tomar, pregunto, leo, pido ayuda, me informo y actúo en consecuencia.

El miedo a según qué diagnósticos (como el cáncer) lleva a miles de personas a dejar en manos de otros las decisiones de su propia vida, a confiar que otros van a conocer mejor que uno mismo lo que necesita, lo sé porque yo me dejé llevar por el miedo cuando diagnosticaron de cáncer a mi madre.

No soy ajena al miedo es sólo que decido no darle poder. Confío plenamente en que la vida no nos plantea nada que no podamos resolver, es sólo que esa resolución requiere de acciones por nuestra parte que no siempre estamos dispuestos a realizar. Hoy día es más fácil tomar una pastilla, una jarábe, una inyección un tratamiento químico que cambiar hábitos dañinos, alimentación, trabajo, relaciones tóxicas, creencias.

En el año 2014 asistí a la formación de bioneuroemoción con Enric Corberá donde recibí mucha información sobre la relación entre emociones, creencias y enfermedades y la memoria impresa en nuestro ADN, en nuestras células y sistemas. Somos un complejo sistema de información que no puede tratarse por separado o desmembrado, somos un todo y debemos vernos a nosotros mismos holísticamente.

En las diferentes terápias, grupos y retiros en los que he participado siempre se trataban los síntomas, conflictos o problemas en todos los niveles de la vida: individuo, pareja/dupla, grupo pequeño o familia, grupo grande o sociedad, porque en todos los niveles hay una o varias respuestas para resolver el conflicto, sea este de la naturaleza que sea.

La separación, el miedo, la ignorancia es lo que acaba con la vida, el amor, la confianza, el compartir, el conocimiento, nos abre la puerta al autoconocimiento, el empoderamiento, la sanación.

Ahora voy a continuar mi autoformación con la lectura de "Mis recetas anticáncer. Alimentación y vida anticáncer" de la Dra. Odile Fernández Martínez. Y durante la semana santa y la pascua, junto a una amiga, vamos a seguir el Detox de 7 días de Nuria Roura, para seguir aprendiendo sobre la relación entre alimentación, salud y bienestar. Mi reto es superar mi falta de motivación para cocinar, tema básico para llevar una buena alimentación. Siempre es un buen momento para aprender.

Os deseo lo mejor siempre y os invito a elegir el Amor en lugar del Miedo.




martes, 20 de marzo de 2018

UN CAMINO A LA FELICIDAD A TRAVÉS DE LOS LIBROS. SÍLVIA TARRAGÓ



La fecha del 23 de abril, para quienes amamos los libros y leer, está marcada en el calendario como un día señalado y muy especial, al menos para mí así es, Sant Jordi. Visitar la Feria del Libro, conocer a los escritores que firman ejemplares y hablan de sus obras, compartir con otros amantes de los libros y de la lectura, descubrir autores, libros e historias.

Esta fecha es el arranque del nuevo libro de la serie Emociones de la editorial Comanegra, "El Amor y la Lectura. Un camino a la felicidad a través de los libros". un Jordi algo perdido, una Anna en pleno cambio de vida, dos almas que se encuentra a través de la lectura de uno y las recomendaciones de la otra. Todos los libros que aparecen en esta pequeña fábula (como la define su escritora Sílvia Tarragó) son joyas que inspiran vidas cada día.

Desde que recuerdo he leído. Mi amor por los libros es algo estable y permanente en mi vida. En los libros he encontrado siempre lo que he necesitado, ya fuera por estudiar o para entretenerme, en cualquier caso siempre aprendo algo de mí, de la vida, del amor.

El Amor y la Lectura empieza con una cita de Sándor Márai que comparto completamente: "Solo obtienes algo de los libros si eres capaz de poner algo tuyo en lo que estás leyendo". Iría más allá para afirmar que solo obtenemos algo de la vida si ponemos algo de nosotros en ella, dar y recibir son inseparables.

Este libro habla de algo que cada día parece más común, de alguien a quien no le gusta leer, alguien cómodo y prejuicioso, y de como libro a libro se abre la puerta al amor y el autoconocimiento, a volver a ser el niño curioso que duerme en nuestro interior y que algunos han olvidado.

La escritora Sílvia Tarragó sabe de qué habla, ya que, ha sido librera durante catorce años.

Un libro siempre es un buen regalo, incluso para alguien a quien no le gusta leer, o sobretodo para alguien a quien no le gusta leer porque siempre es un buen momento para empezar.

http://comanegra.com/esp/emociones/480-amor-lectura.html



jueves, 22 de febrero de 2018

Recomendaciones lectoras con mucho AMOR

Empiezo esta recomendación hablando del último libro que he leído y que me ha conmovido profundamente, "Más fuerte que el odio". Cómo escapar de un destino fatal y convertirse en un hombre feliz a pesar de la desgracia. de Tim Guénard.


 

En el libro el autor relata su terrible infancia, adolescencia, juventud y su transformación a través del perdón y del amor. Un ejemplo de resiliencia. En los primeros capítulos del libro lloré. En algunos de los sucesos de su vida sonreí. A cada página que leía se fue ganando mi corazón y admiración. 

Es absolutamente necesario que se compartan y conozcan estas historias de vida para entender que no somos víctimas de la vida y sus circunstancias, aunque seamos víctimas en manos de algunos verdugos, sino que podemos elegir esas circunstancias y transformarlas en un impulso, una motivación que nos transforme en seres amoros en lugar de seres resentidos y llenos de odio. También los verdugos tienen una historia que contar, también son víctimas de sí mismos y de otros. Dejar de juzgar, perdonar y ver con los ojos del amor nos libera, nos transforma y contribuye a crear un mundo mejor.

Tim Guénard nos ayuda a entender a tantos niños, jóvenes y adultos heridos a quienes juzgamos y rechazamos con demasiada rápidez cuando lo único que necesitan es un abrazo, una palabra amable, una guía, alguien que les vea. 

Y, este frase me da pie para el siguiente libro "Invisible" de Eloy Moreno. Una joya como cada uno de los libros de este sensible autor con aspecto de niño grande.

Eloy escribe con una sensibilidad especial sobre aspectos cotidianos transformando la complejidad en sencillez para que nada escape a la comprensión del lector, hablándole al niño que llevamos dentro y al adulto que lo contiene. Considero su lectura imprescindible. Unos días después de concluir mi lectura me compartió una amiga que también lo había leído, nos miramos a los ojos y sonreímos espontáneamente, fue nuestra forma de comunicar la alegría que nos transmite Eloy con su forma de escribir. 

Invisible no es un libro fácil pero está lleno de esperanza y nos invita a no mirar a otro lado, a abrir bien los ojos y el corazón y VER sin temor.



 




Por último, en esta entrada, quiero compartir mi experiencia con la trilogía de Neale Donald Walsch y sus Conversaciones con Dios. Hace años que conocía la existencia de estos libros, había oído hablar de ellos, del autor y de la película que inspiró su primer libro pero no había sentido interés por ellos.

Me ha llevado un tiempo su lectura porque contienen mucha información espiritual que hay que reflexionar y digerir. El segundo libro fue con el que menos empaticé (demasiada política norteamericana) pero el primero y el tercero contienen mucha información interesante.

Como su nombre indica se trata de conversaciones que el autor mantiene con Dios, una batería de preguntas y reflexiones acerca de cualquier tema de interés para el ser humano. Especialmente me ha interesado todo lo referente a las civilizaciones y seres más avanzados (tercer libro). Nos queda mucho por recordar pero es inevitable hacerlo.

Acaban de publicar un cuarto libro del que aún no sé nada pero echaré un vistazo a ver qué temas desarrolla.



 



Leer no sólo es un placer sino una fuente inagotable de aprendizaje y sabiduría que hay que practicar para que sea totalmente efectiva. Seguiré compartiendo y espero que también tú lo hagas.

"No se necesita tener rayos X en los ojos para ver que algo no está bien".
 Superman.
Invisible de Eloy Moreno.

"De pronto afloran a la superficie de mi memoria, como fétidas burbujas, estas palabras insoportable que envenenaron mi infancia: 'los niños apaleados, es algo genético, apalearán a sus hijos', 'los hijos de los alcohólicos, es algo genético, beberán', 'los niños abandonados, es cosa genética, abandonarán a sus hijos', 'los hijos de padres separados, es genético, se separarán'...
   ... Y de todas formas, querida amiga, ¡los perros no paren gatitos! ¡Pobres niños, entre el 75 y el 80% de ellos van a reproducir las taras de sus padres! ¡No pueden evitarlo, es genético!
  Esa noche, en mi habitación, a solas con el buen Dios, decido desmentir a la genética, meter el pasado en el armario y remozar mi memoria. Decido no seguir escuchando los sermones de las personas que siempre lo saben todo ni las jilipolladas de los que siembran la desesperación.
  Se puede poner el contador a cero, basta con quererlo".
Más fuerte que el odio. Tim Guénard.

sábado, 31 de diciembre de 2016

ANTES DE QUE EMPIECE EL NUEVO AÑO...

Antes de que empiece el  nuevo año es momento de despedir, como se merece, el año que finaliza. El 2016 ha sido para mí un año de cambios positivos y me siento muy agradecida. El principal de ellos es el hecho de sentirme en paz con mi historia, con mi pasado, con el bagaje familiar. Durante años he realizado un viaje de introspección y autoconocimiento buscando comprender...ese trabajo ha dado sus frutos y ahora me siento libre para experimentar la vida plenamente. Me siento feliz y muy agradecida. La vida consciente es el mejor de los regalos que podemos hacernos. Es para mí tiempo de manifestar, de actuar, de cosechar. Los regalos se presentan en los momentos y en las formas más insospechadas.

Gracias 2016 por representar un punto de inflexión en mi vida, por ser el cierre de un ciclo vital y el inicio de uno nuevo. Gracias por las oportunidades de experimentar vida.


sábado, 24 de septiembre de 2016

EL OLIVO de ICÍAR BOLLAÍN



Ayer tarde fui al cine a ver "El Olivo" de la directora Icíar Bollaín, vaya por delante mi admiración y agradecimiento por su buen hacer, es una de mis directoras de cine favoritas.  Añadir que soy de la opinión de que en España hay magníficos actores y actrices y que cada vez hay mejores guiones y películas españolas, aunque somos un pueblo al que le cuesta valorar lo que tiene, lo cierto es que somos un pueblo con talento, a ver si pronto dejamos de pensar eso de "¿cines español? no, gracias", porque hay mucho y bueno que ver.

"El Olivo" me hizo llorar, es casi inevitable no hacerlo, las lágrimas salían solas, sin poder ni querer evitarlo, liberaron el dolor. Eran lágrimas de impotencia, rabia y dolor pero también de comprensión y alegría. También hubo risas, también inevitables.

Viendo la película recordaba una frase que dice "no puedes extrañar, añorar, echar de menos algo que no has tenido o conocido" para reconocer que no es cierta. Dentro de nosotros está la información emocional de aquello que se perdió, aquello que nuestros padres no perdonaron a los suyos, aquello que no recibieron, aquello que anhelaron y no consiguieron, todo eso se convierte en nuestro deseo, nuestro anhelo, nuestro objetivo sin nosotros ser conscientes de ello. Viendo la película sentí lo mucho que extrañaba no haber conocido a mis abuelos, del mismo modo que mi madre sintió no conocer a su padre, a sus abuelos paternos o mi padre a los suyos. Sí extrañamos lo que no hemos vivido y querido. Demasiado a menudo juzgamos a los demás en base a nuestros deseos y actuamos creyendo que con razón, pero hay que calzar los zapatos de otro para saber quién es, es importante dejar de juzgar. Los hijos con facilidad olvidamos que nuestros padres son también hijos e hijas, hombres y mujeres, adultos en una relación de pareja, en un mundo de adultos que no podremos comprender hasta que habitemos en él. Todos hemos de perdonar, soltar el dolor y construir con amor.

El Olivo muestra, entre otras cosas, la importancia de las raíces, de la familia, de lo que es importante en la vida y cómo nuestras elecciones conscientes y/o inconscientes nos marcan como personas, pero también habla del camino de la sanación, de la redención, de la rebeldía y la lucha y de un nuevo principio con raíces renovadas, fuertes y llenas de vida.

Esto es lo sentí y lo que ví, lo que me transmitió esta película. Si queréis saber más aquí os dejo algunos enlaces:

https://www.bing.com/search?q=Paul+Laverty+Iciar+Bollain&FORM=QSRE5

http://www.huffingtonpost.es/2016/05/04/iciar-bollain-el-olivo_n_9836708.html

http://www.filmaffinity.com/es/film127204.html