domingo, 10 de enero de 2010

MENSAJE DE MARÍA MAGDALENA: "LA MANIFESTACIÓN DEL AMOR INCONDICIONAL EN ESTOS GRANDES TIEMPOS DE GLORIA" a través de Mª JOSÉ RIBAS ALBENDEA


Amados hijos de la Luz y del Amor, Yo Soy María Magdalena, representante de la Luz y la Verdad en estos tiempos de Gloria; transmisora de los códigos divinos de materialización del Amor Incondicional y de la realización de la perfecta unión de la divinidad del Padre y de la Madre en la tierra: la unión de lo masculino y lo femenino, la experiencia del Amor Incondicional a través de la relación de pareja basada en el más puro Amor nacido de la fuente.

Vosotros sois ahora aprendices de esta experiencia de vida y en este nuevo año 2010 que se abre ante vosotros vais a realizar una gran transformación de consciencia respecto a cómo deben ser vuestras relaciones de pareja en esta maravillosa experiencia que habéis elegido.

La llama del Amor Incondicional arde intensamente en el planeta tierra esperando ser alcanzada por cada uno de los corazones que laten en esta realidad.

La llama del Amor Incondicional os envuelve intensamente para recordaros quiénes sois y porqué estáis aquí.

La llama del Amor Incondicional os sopla el aliento divino que os devuelve progresivamente a la VIDA.

Porque es eso lo que sucede verdaderamente mis queridos y amados hijos del Amor y de la Luz:

Vuestras relaciones de pareja os hablan de cómo experimentáis vuestra unión con el cosmos y con la totalidad; os hablan de cómo experimentáis la Vida proveniente de la fuente de Amor; os hablan del nivel de consciencia que tenéis respecto al Todo, respecto al origen donde Todo Es.

Entonces esperad muchos cambios en ellas ya que este año es un año de gran despertar de muchos corazones dormidos durante mucho tiempo; de muchos corazones anestesiados por la desconexión provocada por el dolor.

Ahora estos corazones se recuperan y recuerdan,…

Recuerdan en su interior la paz que trae la conexión con la fuente y la forma en que materializamos en este planeta la Vida.

Lo que es arriba es abajo y con vuestras relaciones de pareja no hacéis más que representar la divinidad en la tierra.

Esta es su verdadera función: recrear la perfecta unión armónica con el Todo donde Todo Es.

Amados hijos, yo Maria Magdalena, en estos tiempos de Gloria, estoy aquí para irradiar todo el influjo de mi experiencia de Vida en este planeta hace ya más de 2000 años.

Junto con mi querida llama gemela sembramos la semilla del Amor que ahora se está desplegando, la semilla del Amor Incondicional hacia todos y hacia Todo, empezando por uno mismo; y representamos, con nuestra vida en común, cómo las energías masculina y femenina se unen para conformar un holograma del Todo, siendo esta unión la catalizadora del Cambio en este planeta en estos momentos y la manifestadora de la Creación.

Estáis integrando, en cada uno de vosotros mismos, esta perfecta unión de lo masculino y lo femenino; estáis integrando vuestra divinidad para luego exteriorizarla llegando más allá en la gran magia de la Vida y manifestarla a través de la perfecta unión de dos seres puros representando al Todo.

No os resistáis a este gran cambio ya que os lleva directamente a experimentar la gran Gloria Divina en la tierra y al mismo tiempo lleva a la humanidad hacia arriba, a una velocidad vertiginosa, en esta gran espiral evolutiva.

Dos seres puros habiendo integrado la divinidad en su interior y uniéndose para experimentar la Vida gozosa en este planeta transforma todo su alrededor en un magnificente y vibrante paraíso de Amor donde todo se manifiesta a la perfección para el bien de Todos.

Así que no os resistáis al cambio porque forma parte de vuestro proceso evolutivo y con ello estáis ayudando al Todo más allá de lo imaginable para vuestras mentes en estos momentos.

Y yo os digo que estoy a vuestro lado como testigo de la gran Gloria que os espera.

Os amo más allá de esta realidad, os amo desde lo más profundo de mi corazón y desde él os transmito la calidez de la Vida.

Sábado, 9 de enero de 2010.

Mª José Ribas Albendea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario