martes, 8 de mayo de 2018

DOS HOMBRES, UN ENCUENTRO FORTUITO, UNA MUJER MISTERIOSA Y UNA HISTORIA SORPRENDENTE.

Carlota Fainberg
Antonio Muñoz Molina
Editorial Alfaguara, 1999
174 páginas

Antonio Muñoz Molina (Úbeda, 1956), escritor español, novelista, periodista, académico de la Real Academia Española (1996) -donde ocupa el sillón u minúscula-, honorario de la Academia de Buenas Letras de Granada; fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2013. En su obra abundan referencias a la cultura popular, que es una de las principales fuentes de inspiración del autor.



Inicialmente, esta obra, se publicó como un relato por entregas en el diario El País en el año 1994, cinco años más tarde se realizó la edición completa y renovada, y según nos cuenta el propio autor, había una condición argumental en este encargo, que tuviera algo que ver con "La isla del tesoro", ya que ese año se celebraba el centenario de la publicación de esa hermosa novela.  

El relato que encierra entre sus páginas te engancha como lo hace una historia bien contada. El autor domina la lengua española y a lo largo del libro las referencias a autores y obras literarias son continuas, aunque la aparición de anglicismos puede dificultar algo su lectura. Hay momentos en los que te sientes parte del relato, el narrador nos hace saber que está contándonos una historia haciendo comentarios y valoraciones acerca del texto e incluyendo comentarios, sobre todo, en cuanto a cómo somos y nos comportamos los españoles en el extranjero. 

Dos hombres se encuentran en la sala de espera en el aeropuerto de Pittsburgh (EEUU) tras haber sido retrasados sus vuelos por una tormenta de nieve. Claudio, profesor de literatura que se dirige a Buenos Aires a impartir una conferencia sobre un poema de Borges; y Marcelo, un extrovertido ejecutivo de empresa que espera vuelo a Miami. Les une que ambos son españoles. En el tiempo que pasan juntos, Marcelo compartirá una encuentro que vivió en un hotel bonaerense con una enigmática mujer, Carlota Fainberg, y en su visita a Buenos Aires, Claudio podrá comprobar su veracidad y vivirá una experiencia sorprendente. 

El contraste inicial entre ambos hombres es bastante notable, uno introvertido, inseguro, políticamente correcto y culto, el otro, extrovertido, machista y vulgar, pero al final del relato las diferencias entre ellos se estrechan si nos ceñimos al gusto de ambos por las mujeres, aunque uno reprime sus deseos y el otro los exterioriza. 

Mientras leía la historia no dejaba de pensar en lo diferente que habría sido este encuentro si fueran dos mujeres las protagonistas, y en lo diferentes que son nuestras conversaciones en encuentros casuales como el que se describe.  

Es la primera obra de Antonio Muñoz Molina que leo y no será la última, ya que, su estilo es fresco, su escritura fluida e intensa, y a pesar de haber transcurrido veinticuatro años de su creación, está de plena actualidad, este es un momento en el que las mujeres llenan las calles hartas de machismo y patriarcado, y en esta novela se muestra claramente la educación patriarcal y machista recibida, tal y como leemos: "Si de algo entiendo yo, Claudio, es de hoteles y de mujeres. Pero desengáñate, la experiencia me dice que no hay hotel como la casa de uno, y en lo que respecta a las mujeres, después de haber probado algunas (no tantas como camas de hotel, no vayas a creerte), me quedo con la mía. Seguro que me comprendes, tú tienes mucha cara de casado. Ojo, no digo que lo estés: digo que tienes cara de casado, eso es también como un sello, como el que llevamos los españoles en el extranjero."

El final de la historia es otro motivo -por si no hubiera suficientes con lo ya expuesto- para leer esta novela corta, y del cual no diré más que es mágico, misterioso y sorprendente. 

2 comentarios:

  1. Pues si quieres seguirle en sus novelas,igual te gusta su Viento de la luna, para ir adentrándote en su universo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva, tomo nota de la recomendación.

      Eliminar